dijous, 26 de novembre de 2015

José Agudo, poeta esencial

José Agudo es uno de los poetas contemporáneos que más me interesan. Leerlo significa para mi sumergirme en un paisaje de emociones, sensaciones y sentimientos que me llevan a reflexionar con calma sobre mi propia condición humana, sobre el paso del tiempo, sobre la amistad, sobre mi proyección sobre los otros y también sobre el otro o los otros que fuí.

Durante algún tiempo iré publicando poemas suyos de manera cronológica. Empezaré por Naufragios, su primer libro publicado en 1992.

Naugragios es un poemario nostàlgico. La nostalgia es el dolor por lo lejano y por tanto de las distancias que se tejen en nuestras vidas. José Agudo siente nostalgia por el paraíso perdido de la infancia, por la juventud que cree estar perdiendo, cercano entonces a los cuarenta, y que rememora en el recuerdo de su madre, mujer aún joven cuando el poeta era niño. Pero también siente nostalgia de lo que pudo ser y no fue porque la vida nos abre y nos cierra puerta y entramos por la que nos parece más adecuada mientras queda en nosotros una leve herida, una cicatriz casi invisible en forma de pregunta: qué habría pasado si...? Y esa nostalgia es también el dolor por la distancia interior que se abre en el alma del poeta, como si necesitara tomar conciencia de sí mismo, cosa que liga con su siguiente libro del que hablaré en otro artículo.

SELECCIÓN DE POEMAS DE NAUFRAGIOS

Todavía en los sueños del invierno,
mientras aquellos lejanos días
se hunden en una espesa niebla
y cae la tarde de ayer,
un niño corre pisando charcos,
dando patadas a las piedras
hasta llegar, empapado,
sucio de barro,
al lado de su madre,
su joven madre de entonces.
Naufragios, 1992

Quizás una vez más,
cuando los años y el invierno
corroan mis muebles, mis recuerdos,
mi cuerpo y mi pasado,
y mi memoria se olvide de mí mismo
y nada quede de mí
y nada ya me reconozca,
me acordaré de ti
-joven pirata de barcos de papel,
pequeño soñador-
y del lejano reino de mi infancia.
Naufragios, 1992

Antes de que llegue la noche,
antes de que lleguen las sombras del miedo
y las palabras, ya innecesarias,
duerman un largo sueño entre mis dedos,
me acordaré de ti
y buscaré tus huellas en mis manos.

A la farola sin nombre de la esquina
acudiré cansado
para bañarme de luz amarillenta
y entonaré el canto triste de los grillos
para olvidarme de los años.

Y aquí te esperaré, entre mis pensamientos,
acumulando polvo,
volviéndome más viejo y más antiguo,
ajeno a cualquier cosa, distante.
Aquí te esperaré, sentado ante mi puerta,
acomodando mi vida a tu regreso.
Naufragios, 1992

José Agudo nació en Fregenal de la Sierra (Badajoz) en 1952. Ya en Barcelona, funda junto con otros escritores la revista de arte y literatura Alisma, emprendiendo asimismo una ardua labor creativa en poesía que le ha llevado a ser premiado en numerosos certámenes literarios y a publicar los poemarios Naufragios (1992), Conciencia de mí mismo (1995), Dibujando la Rosa de los Vientos (1996), Premio Ciudad de Torrevieja 1996; Hombre desnudo (2006), Premio Otoño Villa de chiva 2004; y Esta frágil cadencia (2008), Premio Hispanoamericano de Poesía Juan Ramón Jiménez 2008.

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada